Compromiso

No basta con analizar y calcular nuestras emisiones esporádicamente, ni con realizar acciones puntuales de mitigación o compensación. Para variar el curso de los acontecimientos, y evitar los peores pronósticos de un cambio climático abrupto, debemos comprometernos de forma estable y asumir objetivos de emisiones que no debemos superar.

Apoyar consecuentemente la propuesta de reducir para 2020 un 40% lo que emitían los países industrializados en 1990, implica, por ejemplo, aspirar a reducir a menos de la mitad las emisiones generadas de media en España durante el periodo 2004-2007. Es decir, puesto que las emisiones por habitante en España fueron en ese periodo de unas 10 toneladas de CO2 al año, debiéramos marcarnos como objetivo para 2020 que estas emisiones anuales por habitante sean inferiores a 5 toneladas de CO2, que tendrán que irse reduciendo hasta menos de 1 tonelada en 2050.

De esos 10.000 Kg de CO2 que emitimos cada habitante de España en 2007, unos 2.000 Kg corresponden a emisiones derivadas del consumo eléctrico en nuestros hogares, de la calefacción, del agua caliente y del transporte privado. Asumir nuestra parte de responsabilidad significa, por tanto, asumir el compromiso a no superar los 1.000 kg de CO2 al año por las emisiones domésticas de cada miembro de nuestra familia.

Hemos de comprometernos con la defensa del clima y con este reto planetario de conseguir no superar un incremento de temperatura en el mundo de más de 2º respecto a los niveles preindustriales, para intentar así no desencadenar el más catastrófico de los escenarios previstos por la comunidad científica.

Ese compromiso conlleva que todos y todas, empresas, instituciones, organizaciones y particulares, asumamos límites máximos de emisiones, de consumo de agua y de generación de basura y que nos comprometamos también a reverdecer nuestra tierra y a difundir este compromiso necesario.

Las empresas y el resto de entidades pueden requerir análisis y compromisos específicos acorde con sus características concretas, pero en general y para cada miembro de cada familia adherida al programa Verde por el Clima estos son los objetivos a alcanzar y mantener antes de 2020 y cuanto antes mejor:

 

  • Emitir al año menos de 1.000 kilogramos de CO2.
  • Consumir al día menos de 100 litros de agua.
  • Generar al día menos de 1 kilogramo de basura.
  • Plantar al año más de 1 árbol o arbusto autóctono.
  • Y conseguir anualmente que al menos 2 nuevas familias o entidades se adhieran a este programa.

 

Nuestros hijos y nietos nos lo agradecerán. Las generaciones venideras no perdonarán que no asumamos este compromiso.